viernes, 22 de mayo de 2015

Cinco corazones



Los menús del hospital, aunque vivieron tiempos mucho mejores no me parecían mal en general, eran variados y disfrutaba de ellos.

Cierto es que eran algo sosos, pero eso tenía fácil solución. Además el centro respetaba en la medida de lo posible los gustos del paciente, sustituyendo alimentos que no eran de su agrado por otros.

Algo frugales, también cabía la posibilidad de pedir una dieta hiperprotéica e hipercalórica, que aportaba algo más de sustancia para metabolismos que necesitaran un aporte extra como el mío, por mi metro noventa de altura.

El inconveniente era que al pasar allí más de un mes se me hacían algo repetitivos, pero por contra todas las comidas del día se servían en la cama, lo cual me parecía divino.

Un día me sorprendió un sugerente postre, que aunque algo parco en su presentación imaginé que lo compartía en buena compañía pero en un contexto muuuuy diferente, claro ;-)


Pasad buen fin de semana y si tenéis ocasión y ganas, compartid un bonito postre que os haga volar... ;-)))



16 comentarios:

  1. Lo haré, pensando en ti, pobrete.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón eso dicen que los menús del Hospital son muy sosos, gracias a Dios yo nunca estuve ingresada y no lo se, pero he oído lo que tú dices.

    Muy feliz fin de semana amigo.

    Un beso..

    ResponderEliminar

  3. Ánimo ya queda menos y podrás comerte unos buenos filetones de buey...
    Besos.

    Ánimo.

    ResponderEliminar
  4. :), las fresas desde luego tienes un aspecto buenísimo...
    :)

    Qué ricas tienen que estar.
    Que aproveche¡

    ResponderEliminar
  5. No sé por qué será, pero prefiero la contemplación de esta fotografía que de la anterior. Esas fresas parecen estar en su punto.
    ¡Muchos ánimos para tu recuperación!

    ResponderEliminar
  6. Los hospitales tienen que mejorar mucho en cuanto a lo que procuran a los pacientes, falta cerveza, whisky, tabaco...
    Queda mucho por avanzar aún.

    ResponderEliminar
  7. Cierto que esas fresas resultan muy sugerentes.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Ya habrá tiempo para disfrutarlas en otro contexto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Et faré cas Manel.
    Una abraçada i bon cap de setmana

    ResponderEliminar
  10. Yo me lo comía todo. No soy nada exigente para la comida. Me encantaban los canelones cuando estuve ingresada. Y los langostinos en Navidad...

    ResponderEliminar
  11. Querido Manel, me encantan las fresas y las de tu imagen , también.. espero que te vayas recuperando un fuerte abrazo y buen fin de semana .Cuidate un montón
    Abrazos
    Gloria

    ResponderEliminar
  12. Creo que te voy hacer caso y compartiré algún postre, el que aportas es visualmente atractivo y supongo que te lo comerías saboreando cada uno de esos corazones.
    Cuida´t !!
    Molt anims !!

    ResponderEliminar
  13. Que llegue pronto el momento de esas fresas traviesas.

    Buen sábado y besos

    ResponderEliminar
  14. 1.90 d'estatura????
    I jo que t'imaginava petit!
    jajajajaja.... estic rient, jo no t'imaginava tan alt!!!
    Ostras Mini, que guai això de ser alt, jo sóc molt menuda.
    Besos.
    :)

    ResponderEliminar
  15. ...........cuídate!!!!.......pronto podrás disfrutar de todas esas cosas, que te están esperando.

    Un beso.

    ResponderEliminar