lunes, 21 de enero de 2019

Esto no es Copenhague



Ni ella en su frágil soledad, una sirena. 

Aunque quizás en sus sueños, velados por el sol y acunados por el mar cantándole una nana, lo sea.

O una princesa.

O una reina.

O simplemente una mujer feliz, íntegra y respetada. 

Porque a veces los derechos más elementales se convierten en un sueño difícil de alcanzar.
.
.
.



27 comentarios:

  1. Hermosa entrada, Manel. Tantas hacemos lo más fácil tan difícil. Ojalá sea tan feliz como desee. Ojalá.

    ResponderEliminar
  2. La del fondo, la que vitorea y te aplaude, esa soy yo.
    Olé Manel que entrada tan bonita,
    Besitos mil

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, la sombra de las piernas velando el sueño me parece de lo más simbólico.

    ResponderEliminar
  4. Sí,a veces los derechos más elementales se convierten en un sueño difícil de alcanzar...
    Ojalá cada mujer pudiera ser lo que ella quisiera.

    Gracias,Manel por tus palabras y por la fotografía,tan lírica.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Cuando voy al espigón y oigo el chocar de las olas contra la piedra me relajo al momento.
    Imagino que ella debe estar casi como en el vientre materno.
    Bonita foto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Ojalá las olas la mezan en tu pecho, y tus versos la "poemeticen" en ese tu universo arrebujada en un más allá... donde nada ni nadie pueda rozarla ;)
    Ni aquí. Ni allá.

    Cuerpo libre, de nadie.

    Bss.

    ResponderEliminar
  7. Que sea lo que desee, incluso si no anhela ser espuma de mar.

    Tienes una sensibilidad exquisita, imagen y texto forman un dúo sublime.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Un post molt interessant i ple de sensibilitat.
    Una forta abraçada Manel i que tinguis una bona setmana

    ResponderEliminar
  9. Una foto impresionante.

    A veces los derechos más fundamentales se esfuman entre los dedos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Ojalá pueda ser lo que quiera ser, sea lo que sea.
    Hacen falta muchas miradas limpias como la tuya para conseguir esos sueños. Gracias por tu mirada, tu sentir y por hacer estas fotos que además de bonitas son "miradas" de alguien que sabe ver la vida.
    Un besote agradecido de mujer.

    ResponderEliminar
  11. Tus fotografias ya no son una afición
    Son verdaderas miradas desde el corazón con una intensa generosidad
    Que las olas le llenen de sueños y que sepamos denunciar más a menudo los derechos humanos que no se cumplen
    Eres un gran poeta de la imagen y de la palabra que toca el alma
    Besucos Manel y bendiciones

    ResponderEliminar
  12. Exquisit i sensible post.
    Estar tranquil.la en qualsevol lloc ... seria ideal, a la vegada que normal...
    Molt bona la foto

    Abraçades i gràcies

    ResponderEliminar
  13. Una imagen que habla de libertad, de estár en el lugar que se quiere y del modo que se desea. Un byn precioso para una foto impresionante
    Abrazo

    ResponderEliminar
  14. La sensibilitat va per davant de la imatge. Bona entrada, Manel.
    Una abraçada.

    ResponderEliminar
  15. Así acurrucada, puede ser lo que quiera... tienes mucha sensibilidad para captar segun que momentos y con las palabras. Te felicito. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. ·.
    Con que sea una mujer feliz, íntegra y respetada sería ya suficiente. Los derechos elementales se nos hurtan por lo que habrá que pelearlos.
    Y podríamos añadir más deseos pero empecemos por ahí.
    Y terminemos con tu fantástica foto. Un encuadre genial. Como el blanco y negro.
    Un abrazo
    Casualidades, estos últimos días vengo escuchando bastante a Max Richter... y a Nils Frahm

    LMA · & · CR

    ResponderEliminar
  17. Quiero pensar que está disfrutando del tibio sol de invierno y soñando libremente.
    Un abrazo, Minimal.

    ResponderEliminar
  18. O fáciles de perder...
    Una entrada guapísima Manel, por donde la mires.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Tenint present com va la cosa de la reialesa i la de l'anisakis em quedo amb la darrera opció, S.M.

    No dic res de l'enquadrament, ni de l'edició, només bavejo. Un encert aïllar-la de l'entorn perquè sigui la protagonista de la teva història, la que ens vols explicar i la que escriu ella amb els peus nus, sense que res li oprimeixi el seu camí i amb tot un mar que l'espera per nedar capal corrent que ella triï.
    I em transmet que està relaxada, que jau tranquil•la i segura (uixxx espera esborra això que queda com aquell anunci alat.) i que gaudeix dels plaers que li ofereix l'instant, fent el que vol fer. Però qui pot assegurar que no és el cansament d'horaris injusts i motxilles amb massa pes que han demanat el seu moment de treva?

    Que cap llei resulti un conte que li escriu un fabulista de cròniques en blanc i negre amb finals incomprensibles i que a voltes sembla que involucionem. Cridar: visca el color!

    Que tothom qui la miri ho faci amb la cura, fermesa, respecte, tendresa i solidaritat que tenen els ulls del teu cor.

    Queda molta feina per fer, tresor, la certesa que ningú regala res i que ho hem de fer plegats.

    Gràcies i Besets avui triant ser la reina del mambo! Arrrrrrr, juuuuuuu barra ueeee!

    ResponderEliminar
  20. Sí, puede que lo sea, quién sabe lo que acontece en su interior.
    Quién sabe ...
    Es bello el momento.

    Un beso, Manel.
    Felices sueños.

    ResponderEliminar
  21. Lo de sueños acunados por el mar me parece una genial interpretación de la imagen. La mujer, en posición fetal, acariciada por el sol, dejándose llevar por el arrullo de las olas.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  22. Magnifica entrada, no se que es mejor si la imagen o el título....las dos...estupendo trabajo,saludos.

    ResponderEliminar
  23. Da igual el lugar Manel. Ella es feliz y se relaja escuchando el rumor del mar.
    Me encanta.
    Beos.

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias por vuestro tiempo y comentarios :-)

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  25. NO todas las mujeres pueden ser sirenas ni princesa ni sirenas. La mayoría, como tu dices, solo quieren ser mujeres felices, integradas, respetadas y sobre todo libres.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar