sábado, 17 de agosto de 2013

La estrella más bonita



Para mi fuiste la estrella más bonita, más bonita que un sol de mayo (-;





10 comentarios:

  1. Menudo hallazgo y que bien la has captado!!!Una foto muy bonita y bien acompañada por esa banda sonora, me ha gustado mucho!!!XD

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Víctor, para mi fue un interesante hallazgo, siempre me gustó esa estética y y encontrar la escena me hizo rememorar una parte de mu vida importante.

      Gracias por tu amable comentario, un abrazo.

      Eliminar
  2. Lo que se te escape a ti...
    Eres un crack amigo.
    Un bonito divertimento de verano.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, siempre voy con un ojo atento Luis, gracias por pasarte :-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me agrada ese aire "pop-art" que has conseguido dar a la imagen. Muy bien encuadrada la figura, con esa diagonal y esas sombras que dan a la figura el volumen que le falta. Muy agradable estéticamente, la verdad. Un fuerte abrazo, Minimal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan atento en tus análisis Carlos, un placer leerte!! :-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me sorprendes.Minimal, siempre me sorprendes. Esta entrada no parece tuya por el contenido, tanto la imagen como el texto. Ella es preciosa...como ingenua y pícara a la vez. Muy años cincuenta. Me gusta su mirada....pero lo más enigmático es el texto. Nos dejas con dudas...¿Algún antiguo amor de primavera?

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, soy sorprendente!!! Pero no te parece mia la imagen?... mmmm...

      Enigmático texto, enigmático es Minimal, quizás todo sea fruto de una fantasía o de un sueño, un deseo, o quizás un recuerdo de un amor no de primavera, sino de todas las estaciones, con sus días y sus noches, sus horas, sus minutos y sus segundos :-)

      Gracias por pasarte Pat, Besos.

      Eliminar
  5. Estabas en una calle de ceniza, limitada por vastos edificios de arena. Allí encontraste el placer. La miraste: en sus ojos vacíos había dos relojes pequeños; uno marchaba en sentido contrario al otro. En la comisura de los labios sostenía una flor mordida. Sobre los hombros llevaba una capa de jirones. A su paso unas estrellas se apagaban, otras se encendían. Quisiste detenerla; tu brazo quedó inmóvil. Lloraste, lloraste tanto, que hubieras podido llenar tus órbitas vacías. Entonces amaneció.
    ¿Comprendes por qué llaman prudente a un hombre sin cabeza?

    Me duele leerte nostálgico, Príncipe.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Me parece que estamos ante una entrada muy íntima y personal.
    Espero que te encuentres bien, Minimal.
    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar