lunes, 22 de abril de 2013

La sonrisa del tiempo




Esta escena tiene un gran factor emocional y sentimental para mi. En los años 60 mi abuelo pintó este reloj, en mi infancia buena parte de mis juegos se desarrollaban bajo su atenta mirada.

Muchas cosas han pasado desde entonces, momentos de felicidad, de esperanza, de ilusión, pero también de profunda tristeza, tragedia, dolor y amargura... Unos se fueron y otros llegaron, así es la vida y él como testigo.

En un reciente viaje pude comprobar que aún seguía ahí, marcando el paso de las horas, resistiendo estoicamente el paso del tiempo, alegre, optimista, regalando su sonrisa, siempre, pese a todo.

Mi abuelo hubiese estado orgulloso de que como tantísima gente, sus bisnietos vieran el paso del tiempo marcado por la sombra manecilla, ellos, con una sonrisa de admiración, lo vieron.




21 comentarios:

  1. Qué chulada de reloj, tu abuelo debió ser una persona muy especial, entiendo que al volver afloren los sentimientos, la vuelta a un paraíso perdido, pero queda esta maravilla como testigo de ese tiempo para que las nuevas generaciones lo vean.

    Gracias por compartirlo con nosotros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito homenaje y muy bello lo que dices Minimal, me parece un relog con mucho sentimiento, puesto que tu abuelo asi lo hizo en su dia, algo para el recuerdo de los que bien lo conocieron, algo inmortal eso parece, un mensaje de amor con mucho orgullo por tu parte y desde luego que emocionante.

    Un abrazo Minimal.

    ResponderEliminar
  3. Jejeje...ahora lo entiendo todo!!!!

    Tu abuelo tuvo que ser un gran artista y ya se sabe, de tal palo tal astilla!!

    Seguro que estará orgulloso de que sus bisnietos vean su reloj, pero mas de ti Minimal por llevarlos pero sobretodo por tu arte y sensibilidad.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  4. Que buenos recuerdos, que grato se puede hacer volver sobre ellos, compartirlos y comprender un poco más y disfrutar del trabajo de tu abuelo como si de un regalo propio se tratase.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compartir esos comentarios. Hay fotografías que nos llegan de manera muy intensa debido a esa carga emocional que tienen para el observador. Otras personas que las vean quedarán indiferentes a esa provocación, pero es que la emoción es un arma muy poderosa; más aún si esas emociones quedaron ancjadas en la infancia o nos transportan a ella. Así pues, esta es una foto que no se explicaría si no va acompañada de esas palabras. Después de leerlas, cuando uno vuelve a ver la fotografía ya no dice las mismas cosas, se convierte en una narración de recuerdos con todo su significado. Enhorabuena por tu reencuentro con ese reloj. Y esos recuerdos, siempre mezcla de felicidad y amargura, nos hacen siempre más humanos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena por lo que fué tu abuelo, por la sonrisa del reloj y por el texto. ;)
    Abrazos.
    Agustín.

    ResponderEliminar
  7. Minimal, te compmrendo perfectamente, porque también tengo yo algunas cosas que me producen la misma sensación por similar procedencia. La sombra y el clavo es dibujada tambien ¿verdad? ¿tiene algun significado la hora? Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Emotiva entrada, amigo. El tiempo pasa y a veces, como en este caso, también nos regala una sonrisa, aunque sepamos lo que son las lágrimas. Un reloj francamente simpático. Me ha hecho sonreir.
    besos,

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por vuestro tiempo e implicación :-)

    Lo cierto es que es muy emotivo para mi volver la vista atrás sobre lo vivido y rememorar el camino recorrido.

    Como apuntáis mi abuelo fue un gran artista, siempre lo consideré así aunque profesionalmente no se dedicó a ello ni vendió un cuadro. Mi afición por la fotografía viene en buena parte a través de él, era un gran entusiasta.

    Mi agradecimiento a él y a mi familia por haberme transmitido el gusto por la fotografía, a la cual he dedicado tantas horas de mi vida y me ha aportado tanto.

    Ahora son mis hijos los que están cultivando esta afición, crecieron con la fotografía cerca, ahí estaré yo para ayudarles a hacer de ella lo que consideren.

    Mi abuelo dejó un reloj, un reloj a la vista de todos y para todos, un legado para mi lleno de simbolismo y optimismo, una manera de afrontar la vida a pesar de que a veces tramos de su camino están repletos de espinas.

    Y como decía al principio, me es muy emotivo volver la vista atrás, pero también lo es mirar hacia adelante y comprobar que el tiempo se manifiesta a través de mis hijos, toda una vida por delante.

    Un abrazo y gracias nuevamente :-)


    P.D: Gumer, no, la sombra y el clavo no están pintados, el reloj marca el paso de las horas, cada día, si las nubes se lo permiten...

    ResponderEliminar
  10. Has cargado la foto con emoción y nos has transportado a todos a recordar momentos de nuestra infancia en que fuimos felices por eso te doy las gracias por compartir
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Minimal, una entrada muy emotiva. Has conseguido tocar sentimientos que estaban atrapados en un tiempo ya lejano, de verdad me has conmovido.
    Gracias por compartir todo esto.
    La imagen es una auténtica maravilla, y con esos detalles dice mucho de la persona que creo ese precioso reloj, cuyas pilas son inagotables por generaciones y generaciones.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hay detalles sencillos que no se olvidan nunca. Y menos cuando vienen de un ser tan querido.
    Tu entrada es superemotiva. Tu texto expresivo está lleno de emociones y el reloj sintetiza el paso del tiempo vivido y por vivir.
    Gracis por compartir y transmitir el placer de la fotografía.

    Un fuerte abrazo, Minimal.

    ResponderEliminar
  13. Una historia muy cargada de nostalgia y sentimiento (bueno la nostalgia es un sentimiento, pero no me importa ser reiterativo), bien narrada con imagen y palabras. Y un título muy bien elegido, como siempre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Que bonita intro para una simpática foto, con un buen título y una gran historia detrás. Saludos

    ResponderEliminar
  15. Un gran homenaje a tu abuelo, tan bueno,
    que hasta el reloj sonríe de alegría.
    Un saludo, Ángel
    -Llevo unos días de viaje y acumulo retraso en el blog.-

    ResponderEliminar
  16. Nosotros también dejamos huella, son nuestras fotos. Sin las obras que dejamos tras nosotros nuestra vida no sería mucho más que la efímera sombra de una nube.

    ResponderEliminar

  17. Tu abuelo sabía lo que hacía. Esas cosas siempre tienen un sentido y cuando se hacen ya se imaginan las repercusiones futuras.
    Y ahora... ¿haces las cosas pensando en como se verán dentro de 50 o cien años?

    · Saludos

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias de nuevo :-)

    Hay cosas que nunca se olvidan, forjan nuestro carácter y de alguna manera marcan nuestro destino.

    Rememorar el pasado a veces es muy doloroso, un tiempo que se fue y que nunca volverá, pero también es reconfortante pensar que ese tiempo nos regaló grandes experiencias y que de algún modo lo que hoy somos en buena parte e debido a lo que fuimos y que si lo podemos contar es por que hay una esperanza de mañana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Una entrada emocionante, Minimal. Me encanta la sonrisa del sol y la que crea la línea de las horas. Un mensaje optimista, supongo, que quiso dar tu abuelo: afrontar el paso del tiempo con alegría.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar