sábado, 13 de octubre de 2012

Los siete pecados capitales: La avaricia




11 comentarios:

  1. Qué bien has definido la avaricia: un agujero cada vez más grande. Y que certera puede ser una imagen. La avaricia ha pasado de ser un pecado a ser una obligación: la del crecimiento infinito, que traducido significa una grieta que crece indefinidamente hasta que...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cuanto mas tienes mas quieres ... no hay un limite , la avaricia rompe todos los esquemas de la sociedad , pero que no es bien visto por ella y menos por los que no tienen ni para comer...la foto es todo un poema ...me encanta como has sabido reflejarlo con solo un agujero que cada vez parece mas grande...un abrazo minimal...oye aun te quedan 5 pecados......vamos a por ellos amigo...animos....;))

    ResponderEliminar
  3. Una bella plasmació de l'avarícia. M'encanta la textura potenciada pel b/n.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
  4. Se pasó por avaricioso. Con menos hubiera estado igual de bien.
    Un petonàs

    ResponderEliminar
  5. Fabulosa interpretación. Y la imagen es realmente genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por vuestro apoyo que me sirve de ayuda para ir completando la serie.

    Como decís, de momento ya son dos, quedan menos...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Cuidado con los iete pecados capitales. Y a este como le de por engordar de dinero,je,je. Y además va dejando rastros.

    La alegoría y el tratamiento me parece maravillosa. Muy buen procesado.

    Exitos con la serie.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Alguien se llevó el saco y claro, todavía no lo ha devuelto y el mayor problema es que no está en la cárcel, aunque son unos cuantos quienes deberían estar entre rejas...

    Genial foto.

    ResponderEliminar
  9. "La avaricia rompió el saco" pero hay tanto avaricioso que no sabemos quien lo rompió.
    Muy buena entrada. La serie promete.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Excelente. La avaricia como elemento corrosivo. Me encanta.

    ResponderEliminar
  11. Como un cráter en la luna. La avaricia es tan grande que sigue la hilera de las avaricias pequeñas y se encuentra a sí misma, aún más grande, más engrandecida. Un cráter, dos, tres... hasta el infinito y más allá.

    ResponderEliminar