miércoles, 13 de marzo de 2019

Los lugares extraños VI



Esta es la central térmica de Sant Adriá, conocida popularmente como "Las tres chimeneas".

Situada en los arrabales de la ciudad junto a la desembocadura del río Besós, estuvo en funcionamiento entre 1973 y 2011.

En el año 2008 se organizó un referéndum para consultar a la ciudadanía si las tres chimeneas deberían seguir en pie o bien ser demolidas, con un resultado del 82% a favor de conservarlas.

El ayuntamiento se comprometió a conservar el edificio y a transformarlo en un equipamiento.

En el 2010 Endesa, su propietario, solicitó permiso al Ministerio de Industria para cerrar definitivamente la central y en el 2012 empezaron las obras de demolición de otras partes del edificio.

Entre esas partes estaban los tubos que se adentraban en el mar para captar agua así como otras estructuras.

Se desmantelaron todas las estructuras visibles, no así las sumergidas ya que se comprobó que éstas habían sido colonizadas y servían de ecosistema de biodiversidad de la zona para un gran número de especies.

Como dato curioso mencionar que su altura original era de 180 metros, pero se añadieron 20 metros más diferenciados del resto por su construcción metálica porque la inversión térmica se sitúa entorno a los 170-190 metros.

Con sus 200 metros de altura fue la construcción más alta del país hasta el año 2007.

Su imponente tamaño, la sobriedad de su diseño que se eleva hacia el cielo, su emplazamiento, su hecho diferencial, el sentimiento de dramática soledad que me trasmite la zona y su estética que me recuerda a la era industrial soviética del siglo pasado hacen de éste un lugar especialmente atractivo y atrayente para mi.

Espero que a vosotr@s también os guste o por lo menos os resulte curioso 😊
.
.
.




22 comentarios:

  1. No coneixia tota la història d'aquestes xemeneies, que sigui dit de pas, sempre les he vist des del Fòrum.
    La foto es imponent i el text informatiu interessantíssim.
    Una abraçada Manel

    ResponderEliminar
  2. La historia e apasionante. Ojalá y dote a la ciudad de equipamientos para lso ciudadanos

    Gracias por compartir. Un abrazo y feliz tarde

    ResponderEliminar
  3. Buen trabajo documental Manel. La historia me era del todo desconocida. La foto es una pasada con ese contrapicado que muestra la majestad de las tres chimeneas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muy buena Manel, el encuadre es estupendo y ese cielo le pega un montón. La información es estupenda y hace que se vea de otra manera, bueno y la música industrial también...
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  5. Buena foto y gracias por la historia.
    Justo delante hay una playa muy tranquila... pero claro... no sé si es tranquila porque los que van fallecen pronto o por otros motivos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una zona marginal y ese es parte de su encanto, lejos de los turistas nipones, de las rutas modernistas o de las discotecas de moda.

      La desembocadura del río, el mar, la soledad y esas chimeneas como gigantes vigías tiene su encanto, o por lo menos yo se lo encuentro, jaja

      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  6. A mí también me lleva a la estética soviética,impresiona la imagen y el tema de Eraserhead va muy bien.
    No conocía toda esa historia,gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Pues a mi la imagen me recordó a Ghotam city :P

    Me gusta esta serie de lugares extraños.
    Creo que éste en cuestión no es uno de esos lugares que tendría como preferidos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Una toma estupenda que impresiona realmente, esas torres/chimeneas creciendo hacía el cielo. Me gustó conocer su historia.
    La música de Eraserhead le va al dedo.

    Besos, Manel!!

    ResponderEliminar
  9. La foto es genial Manel y perfectament documentada ... no sabía totes les dades que dones...
    aqusta entrada m'ha traslladat a temps llunyans quan baig treballar durant uns quants anys molt a prop de les xemeneies (en la mitjanera Sant Adrià/Sant Roc) ... aquells anys cada dia anar a treballar era un repte ... però això és altre història....

    Gràcies per fer-me recordar

    Abraçades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uffff Manel s'han colat algunes paraules que fan mal els ulls al llegir-les....
      ho torno a posar

      La foto és genial Manel i perfectament documentada ... no sabía totes les dades que dones ...
      Aquesta entrada m'ha traslladat a temps llunyans quan vaig treballar, durant uns quants anys , molt a prop de les xemeneies (en la mitjanera Sant Adrià/Sant Roc)... aquells anys cada dia anar a treballar era un repte...però això és altra història...

      Eliminar
  10. Yo te pido a ti, para un free tour 🙂 jajaja la foto tenebrosa y fría, a lo soviético como tú dices, pero perfecta. Besos

    ResponderEliminar
  11. Muy soviet, inquietante y muy buena.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta saber el sentido de la fotografía.Y en este caso,me gusta ,así como la imagen.
    Un poco sobria.,un poco solitaria,pero hará historia...compañera de la mar.
    Besucos Manel

    ResponderEliminar
  13. Otro buen "lugar extraño".
    Me gusta como lo has presentado y la información que aportas.
    Un abrazo, Manel.

    ResponderEliminar
  14. Pues sí que es muy curioso. Me encanta esta serie tuya.
    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Ets la Barnapèdia, tresor! La part de la city que no sempre es mostra i que també forma part del que som ara. Si les pedres parléssin explicarien fragments de lliuta obrera, de reivindicacions laborals, de progrés i la part sentimental de la ciutadania que també escriu la història.

    M'agrada (molt) l'enquadrament, l'espiral àuria gairebé acadèmica, impecable, i a la primera xemeneia que sota un atac de pareidolia (agut) veig un soldat mirant enfront cap, sempre cap endavant i amb el pas ferm. L'encert de les tonalitats grises per transmetre el missatge que vols i com vols. La constant trobar de la bellesa en els indrets més indòmits. I sempre un Lynch per a cada ocasió.

    Des d'una altra banda, aquestes tres torres han estat companyes de nits d'incertesa i no obstant això, una manera d'estintolar-me a la vida. Passés el que passés, elles continuarien allà.

    (I ara surt la perepunyetes que habita en mi. Observo uns halos barra dentetes al voltant de l'edifici, si els pots corregir,queda niquelà barra (més) divina). Uixxx calla, lletja, més que lletja.

    Besets sense fum i sempre aprenent de tu i amb tu, Manel. Tot esperant barra frisant veure el setè.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carai, quina vista la teva, déu te la conservi, jaja

      Petons estimada Maribel, i gràcies sempre.

      Eliminar
  16. Es muy edificante tu relato que complementa perfectamente a una gran foto. Yo creo que hay cosas que se deben conservar para aviso a generaciones futuras. Si alguno de los campos de exterminio nazi no se hubieran conservado, hoy el negacionismo estaría creciendo y los jóvenes no tendrían la posibilidad de una conciencia de lo que aquel terror significó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias por vuestra amabilidad :))

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Estoy de acuerdo con esa reminiscencia soviética que apuntas, fue lo primero que se vino a la cabeza. Has elegido no solo un punto de vista adecuado sino el momento perfecto, con ese cielo limpio y esa luz tan tenue que le da un punto de sobriedad y de soledad. Un edificio industrial puede tener también un digno final, como en este caso. En mi entrada, casualmente, pongo un ejemplo de lo contrario.
    Un abrazo

    ResponderEliminar