sábado, 20 de febrero de 2016

Éramos invencibles




Éramos niños
éramos pequeños dioses
bendecidos por el sol
éramos alegres
éramos traviesos
éramos invencibles
el futuro era nuestro
el mundo nos pertenecía
y no existían fronteras
que pudieran delimitarnos...
aún recuerdo esas voces
y esas miradas
de complicidad eterna
aún recuerdo esas casas
cofres de sueños y risas
aún recuerdo
como nos aplaudía la vida
cuando despertábamos...
y aquí estoy ahora
años después
perdido y olvidado
en un laberinto de emociones
cada vez más oscuro
cada vez más devastador
y aquí estoy ahora
pensando en lo que fue
pensando en lo que será
y aquí estoy ahora
tan lejos
de mi niñez
y tan cerca
de ser otro muerto más.


TORO SALVAJE








18 comentarios:

  1. Guau...jo...
    Qué conmovedor (y magnífico) conjunto!

    Felicidades.
    Besos y buen domingo.
    Simbiosis de foto y poema,enhorabuena a los dos
    ; )

    ResponderEliminar
  2. Él ( XAVI) no sabe que aun sigue siendo un niño invencible - o sí ( a veces) - tú sí que lo sabes ¿verdad ? ;)

    Muchos de besos para los dos ...

    Y para CARMEN/collar q ella sí que sabe que es nuestra niña invencible jaja


    Feliz domingo para todos ..ya!

    ResponderEliminar
  3. Es una edad en que además de ser invencible eres inmortal,
    es maravilloso, como la fotografía.

    ResponderEliminar

  4. Parecen hechos el uno para el otro...

    Muy bueno.
    Gracias!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Precioso contraluz, excelente texto para complementar.
    Saludos.
    Ramón

    ResponderEliminar
  6. Todo un honor para mí.
    Muchas gracias.

    Ahora mismo vengo de pasear cerca de esa pirámide.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Magnífic text per a una gran imatge. Composició i llum impecables!
    Una abraçada Manel

    ResponderEliminar
  8. Perfecto complemento de poema e imagen.
    Gracias.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Has diluido con maestría imagen y poema, la fuerza de la palabra con la fuerza visual , un coctel que hace que el alma se llene de energía para seguir hacia delante ,luchar por nuevos retos,luchar por nuestros sueños.
    Una entrada llena de fuerza, un bello homenaje a una gran persona, y el resultado del trabajo de un artista lleno de sensibilidad como eres tu Manel,
    Una admiradora de ambos.
    Besotes

    ResponderEliminar
  10. No se, me quiere sonar la foto, igual tienes una similar. En cualquier caso, refleja perfectamente ese sentimiento de la niñez, de la inocencia, del intento de superación, de jugar y divertirse, de muchos niños felices, aunque no todos lo son o lo han sido y este Toro Salvaje, lo describe estupendamente, pero con esa ironía y pesimismo del ser adulto. Un tema difícil, a veces distorsionado por el paso del tiempo.

    Feliz semana, Minimal.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por dejar vuestra huella :)))

    Por aquí seguiremos intentando perseguir la belleza.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Ostres sí, aquelles èpoques, aquelles edats...

    Enfilats a dalt d'un arbre ens creiem els reis del món... Molt ben captat a la foto, Minimal.

    ResponderEliminar
  13. ... i nens, per això érem invencibles. M'agrada com has centrat l'escena, les siluetes i la llum, magnífiques.

    ResponderEliminar