martes, 18 de septiembre de 2012

No tocar




Algunas veces tras una imagen hay una curiosa anécdota.

Tal es el caso de ésta, y es que encontré este flamante modelo y me llamó la atención el aviso; me dispuse a captar la escena y veo que se dirige hacia mi un individuo de considerable envergadura y extravagante atuendo y todo orgulloso me dice:

-¿Quieres que le quite el cartelito para que puedas hacer la foto?

A lo que yo le contesto:

-No, no, por favor, es que el cartelito es lo que me resulta curioso.

Así que se queda extrañado y sin saber qué decir ante mi respuesta... yo procedo a captar la imagen y antes de abandonar el lugar me dirijo hacia él agradeciéndole su atención y felicitándole por su cuidada motocicleta...

No sé que acabaría pensando de la situación, yo pensé que cada uno a lo suyo...



18 comentarios:

  1. Que buena. Típica historia de las que a veces te suceden cuando vas con la cámara por ahí... Para mí, otro de los alicientes de la Fotografía...

    Un saludo...

    ResponderEliminar
  2. Cada loco con su tema. De lo que estoy seguro es que lo dejaste fuera de juego para un largo rato ... jajaja .... es que tienes unas cosas, Minimal. Si el buen hombre se hubiera imaginado algo parecido, se hubiera currado mucho más el cartel ... jajaja
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Deberías haberle hecho una foto al colega, jajajaja

    Muy buena historia, gracias por compartirla.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Dos modos de ser estéticos.
    Ël cuidando su moto pero al tiempo y ante el fotógrafo queriendo que se vea bien la máquina y tu atento a la máquina e interesado en mostrar la anécdota.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Vaya curiosa anecdota minimal,el hombre orgulloso de su moto y tu de tu foto,que cosas jeje....bueno menos mal que hablando se entiende la gente,otra bien distinta seria el lenguaje corporal,,,,me alegro que comentes esto....un abrazo y cuidate.

    ResponderEliminar
  6. Tuvo que estar gracioso, el hombre ilusionado porque pensaba que su moto te resultó molona y al final se fué frustrado porque lo que más te gustó fue el cartel.
    Fué todo un detalle felicitarle por su moto al irte de allí para que le diese algo de subidón. Eres un máquina. ;)

    ResponderEliminar
  7. Molt bona la imatge i l'anècdota.
    De vegades la gent no entenc que coi fotografies. 'ponte mas lejos que no te saldrá todo'.....

    Una forta abraçada Mínimal

    ResponderEliminar
  8. penso que vas enfonsar l'ego del propietari d'aquesta màquina de soroll.

    ResponderEliminar
  9. Molt bona la imatge i molt bona la història. Suposo que la cara del propietari devia ser un poema quan li vas dir que el que t'interessava era el lletreret.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
  10. Ea! Dos obras en una, la tuya (incluido el cartelito) y la del mecánico.
    Enhorabuena a ambos. Estuviste genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Buena y curiosa imagen. Se permite mirar pero no tocar.

    Lo cierto es que, en general, los moteros son (somos) muy celosos respecto de sus motos, en particular los propietarios de bellezas como esta... y es que a no todo el mundo le gusta ver a otro cabalgando lo que es suyo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Es verdad, sin el cartelito la foto se convertía en una más. Muy buena captura. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. jajajajaja Deberías haberle dicho, vale, pero también con el cartel, así le hacías feliz!:)
    Me recuerda muuuucho a una foto que colgué el otro día con un cartel super cachondo! aunque yo no me encontré con el dueño! quizás ya la viste, el tío puso una cinta de la policía para que nadie tocase su Harley!!
    te lo dejo: http://habemusfoto.blogspot.com.es/2012/08/motero-cachondo_13.html
    ¡Qué buena!

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias por pasaros.

    Celebro que os haya gustado la historia de la imagen. :-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Aún le debe doler el ego, nunca entenderá la importancia del cartelito para ti.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Aún le debe doler el ego, nunca entenderá la importancia del cartelito para ti.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Aún le debe doler el ego, nunca entenderá la importancia del cartelito para ti.
    Saludos

    ResponderEliminar