lunes, 6 de julio de 2015

Epílogo



Aquí empezó todo.

Era un tres de abril al anochecer.

Esa hermosa noche de luna llena me dirigía en solitario a tomar unas fotografías a una antigua torre de vigilancia que se encuentra sobre el bonito pueblecito de Espot en el Pirineo Catalán que a esas horas se encontraba iluminada.

Pero el destino quiso que no llegara.

Esta fue la última fotografía que tomé antes del lamentable accidente.

Recuerdo que mientras caminaba escuché un sonido parecido a una rama quebrándose; acto seguido me desplomaba, quizá no vi alguna irregularidad del terreno y mi pierna cedió, estaba rota.

A consecuencia de la caída resbalé unos metros hacia abajo quedando mis piernas colgando sobre un precipicio de cinco metros de caída libre.

Creo que nunca había sentido tanto el peligro.

La pierna rota, solo, de noche, con frío, en un lugar de complicado acceso y a punto de despeñarme.

Como pude logré sujetarme a unas yerbas y arrastrarme hasta colocarme en un lugar más seguro.

Comprobé si llevaba el móvil, si tenía batería y cobertura.

Llamé a mi pareja que se encontraba en la casa del pueblo donde nos hospedábamos, era el único momento en que nos habíamos separado. Le expliqué lo que me acontecía; no daba crédito, pensó que bromeaba. Le indiqué más o menos dónde me encontraba.

Al cabo de un rato vino. Era ya noche cerrada y me localizó por la luz del teléfono. Comprobó que efectivamente la pierna estaba dañada y se ocupó de pedir ayuda.

Primero vinieron los propietarios de la casa. Me dijeron que no nos preocupáramos, ellos se encargarían de avisar a una ambulancia y me proporcionaron ropa de abrigo, tenía mucho frío, la noche avanzaba.

Afortunadamente se encontraba una ambulancia de servicio en un pueblo no muy lejano. Me socorrieron y me trasladaron al hospital comarcal, a una hora y pico de trayecto.

Allí me reconocieron y atendieron. Comprobaron que las fracturas eran feas, de  las llamadas de torsión y programaron mi traslado urgente a Barcelona a las ocho de la mañana del día siguiente.

Y el resto de la historia ya la conocéis...



Deseo expresar mi agradecimiento a la familia propietaria de la casa por las atenciones y amabilidad que nos dispensaron en todo momento así como al personal sanitario que me rescató en la montaña y a los doctores que me atendieron en el hospital comarcal.

Lo que debieron ser unas cortas vacaciones en una bello entorno alpino acabaron siendo un mes y unos días de ingreso hospitalario con serias lesiones.

Pero de todo se aprende, y como se suele decir, lo importante es poder explicarlo.

Y yo he intentado hacerlo.

Espero no haberos aburrido demasiado con mis venturas y desventuras.

Gracias por haberme acompañado.

Y volveré a las andadas, y nunca mejor dicho, no os libraréis tan fácilmente de mi, jaja

Feliz verano :-)))




28 comentarios:

  1. Sólo de leerte me dá pánico.
    Me alegro que todo haya pasado.

    ResponderEliminar
  2. Querido Minimal, la imagen preciosa,con ese colorido genial. La verdad que es una gran alegría que puedas contarlo, ( aunque lo has pasado fatal), nada de aburrirnos y nos ha encantado estar a tu lado, seguiremos estando y disfrutaremos de tu olfato para las buenas y certeras imagenes que nos ofreces siempre.Me alegro mucho de tu recuperación , cuidate y disfruta del verano .
    Un fuerte abrazo Manel.
    Gloria

    ResponderEliminar
  3. Lo mejor, contarlo y tu franca recuperación, Minimal.
    Ya sabes a recuperarse y recuerda siempre que después de una gran foto, con esos sensacional colores del atardecer, como esta vendrán muchas más.
    A cuidarse y a disfrutar el verano.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que te hayas recuperado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Beautiful village, evening light.
    Nestled in such a beautiful valley.
    Nice.

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de tú recuperación y que ya haya pasado todo. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Qué contraste...la calma que desprende la imagen con lo que sucedió después.
    Lo bueno es que ya pasó lo peor.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Una foto de lujo como no podía ser de otra manera. A las andadas volverás. Y nosotros nos alegraremos.

    Abrazo. Enorme.

    ResponderEliminar
  9. Amigo Minimal, no solo no me has aburrido sino que me parece un testimonio muy interesante y desde luego impresionante. Me ha parecido muy original que hayas publicado como epílogo lo que fue el comienzo de todo.
    Espero que muy pronto puedas volver a ese lugar (me refiero a Espot, claro) y realizar el reportaje que dejaste pendiente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Vaya susto....
    Bueno, todo pasa.

    Feliz verano.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Lo importante es poder contarlo, desde luego. Pero mientras lo leía, me he imaginado el frío, la soledad, el miedo, la incertidumbre. Sin duda, tienes mucha sangre fría.

    ResponderEliminar
  12. Vaya! menos mal que todo al final, ha salido bien, la foto de lujo =)))

    saludos

    ResponderEliminar
  13. Una magnifica historia tanto en el relato como en todo
    el proceso fotográfico. Trágica, pues te a supuesto un
    horror en todos los sentidos, sobre todo leyendo el
    epílogo, el arranque de la historia, todo ilusión y ganas,
    la mala fortuna… andar por esos senderos. En todo caso
    enhorabuena por este buen trabajo y, el estar otra vez
    en marcha.
    ¡¡Ánimo!!

    Un abrazo, Ángel

    ResponderEliminar
  14. M'alegra molt les coses que acaben bé. Celebro molt que tot sigui un malson que de mica en mica es va superant. M'ha agradat la manera de explicar-ho, molt ven relatada i en flashback.
    Que passis un bon estiu... i vigila on poses els peus.
    Una forta abraçada

    ResponderEliminar
  15. Bien está lo que bien acaba.
    Ja ho saps, una experiència més, per a properes sortides per la natura, tan si són nocturnes o no.
    La foto, un encant, encara que el preu es massa elevat.
    Força!

    ResponderEliminar
  16. Menos mal que al final has podido contarnos la historia completa y hacernos saber de aquella aventura que ya termino y de la que solo queda una recuperación que ir llegando poco a poco. Me alegro mucho por ti por tu pareja y porque todo haya quedado en esto... que ya es bastante coño. Un abrazo gordo chaval.

    ResponderEliminar
  17. Que esa preciosa luna siga brillando para ti durante este verano, ahora ya con la pierna bien y con todas las enseñanzas de este accidente interiorizadas para echar mano de ella en los futuros resbalones de la vida en los que espero y deseo, no te rompas nada ;)

    Un placer conocer tu historia y muchos besos.

    ResponderEliminar
  18. Sinun kuva on todella kaunis.
    En ymmärrä tekstiä, mutta toivon sinulle monta hetkeä jolloin toivut kuten ennenkin.
    Isot halit

    ResponderEliminar
  19. Bueno, ya sabes lo que tienes que hacer, la próxima vez no salgas solo, eh? jajajaja

    Ahora toca recuperarte plentamente y disfrutar de esta nueva etapa que empieza.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  20. Feliz verano también para ti y los tuyos. Gracias por compartir tan emotiva experiencia... y con final feliz.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Te deseo un feliz verano junto a todos tus seres queridos, que recuperes toda la salud, vuelve a sacar fotos que tienes un estilo que me encanta.
    Hermosa la fotografía de ese pueblito.
    saludos

    ResponderEliminar
  22. Tota una hospitalització que he seguit amb interés i que has documentat de meravella, jo personalment no ho hagués pogut dur endavant, una historia amb un final feliç i amb una recuperació plena. Si amb el teu accident has segut capaç de crear una historia visual potent i molt ben narrada tant visual com escrita ara una vegada ja recuperada eixa llibertat per caminar novament de ben segur que ens sorprendras amb les teus creacions i visions fotogràfiques .
    Una abraçada molt forta i una brindis amb dos cervesetes ben fresquetes !!!
    Cuida´t i mira per xafes ehhhh !!!!

    ResponderEliminar
  23. Hola Minimal, he pasado a saludarte.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Vaya por dios, que mala suerte amigo... estas cosas nunca te imaginas que te puede tocar. Me sale fatal por ello, por lo acontecido y sobre todo por el mal rato que pasaste solo y sin saber bien que es lo que ha sucedido, aturdido, como desplazado de la realidad... no se explicarlo, pero ha de ser muy duro.

    Muchos ánimos y fuerza... todo esto ya tiene que ser agua pasada y no mirar para atrás.

    Un abrazote y felicidades por toda la serie al completo, al margen de lo sucedido, has planteado todas las secuencias de este accidente magistralmente y seguramente esto te ha ayudado en algo, para que veas lo que te apreciamos por estos lares.

    ResponderEliminar
  25. Qué miedo solo pensar en esa situación, aun tuviste la calma para intentar ponerte medio a salvo y pedir ayuda. A veces, como bien dices, la vida da unas vueltas muy inesperadas.

    Pasa un feliz verano y disfruta mucho..... a la vuelta nos lo cuentas y nos enseñas el reportage :)

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
  26. Continuação de uma boa recuperação. Abraço.

    ResponderEliminar
  27. Uauuuu, vaya sorpresa y vaya susto...
    Al menos me alegro que todo vaya bien, después de todo lo que has pasado últimamente.
    Te deseo una total y pronta recuperación.
    Ahora a disfrutar del verano y a seguir cuidándote.

    Desde aquí te mando un abrazote, saludos y mucho ánimo.

    raúl...

    ResponderEliminar
  28. Bueno y lo que vas a fardar contando las batallitas del abuelo !!!!!
    Me alegro que todo vaya volviendo poco a poco a su cauce natural y que te deseo la recuperación total y absoluta lo antes posible. Que todo esto se quede en eso, en un sueño. Sueño lejano en el tiempo. Pero sueño que te haya enseñado algo. Que seguro que si. Muchas vivencias te llevas de esta aventura en tu camino.
    Un abrazo, Manel.

    ResponderEliminar