lunes, 10 de febrero de 2014

Somos lo que comemos III



Feliz semana y cuidad la alimentación ;)


24 comentarios:

  1. Un bodegón genial, con todo tipo de detalles, el perejil, ese plato horrible también con sus hojitas, la disposición de las cabezas, la textura del fondo y sigues jugando con el espectador con lo de la boca, qué son, cuchillos?.

    Eres tremendo. Me dan ganas de volverme vegetariano, jeje.

    Buen lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues el plato me encanta, en serio...jeje...

      Y no, no hay cuchillos, quizá en la próxima ponga cubertería, jajaja... Lo que creo que ves es la propia lengua del animal. Y bueno, como me conoces bien sabes que soy algo provocador, pero más que la boca el nexo de unión de la serie aparte de la temática son los ojos, ya sabes, la mirada tiende a buscarlos y clavarse e ellos...

      Un abrazo, buena semana y gracias por pasarte :)

      Eliminar
  2. Sabes que esta serie me da un poco de repelús.... Pero reconozco que consigues que tenga algo que hace que no pueda dejar de mirarla.... tiene mucha fuerza, mucha expresividad y mucha plasticidad, aunque nada clásica. Una provocación en toda regla :****

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...

      Entiendo que de un poco de cosa, como dices es un poco provocativa, una invitación a reflexionar sobre nuestros hábitos partiendo de un punto de vista poco habitual pero real, aunque descontextualizado..

      Gracias por pasarte y dejar tu comentario :)

      Beso.

      Eliminar
  3. Impactant i un bodegó brutal !! M encanta tot i aixó que en un principi me tira cap darrere !!
    Bon treball amb uns tons de colors molt guapos !!
    Salutacions !!

    ResponderEliminar
  4. Visto desde el ojo fotográfico, el bodegón es escandalosamente original, muy meditado, bien compuesto y con una edición excelente.
    Desde el punto de vista culinario...no veas tu lo bueno que está el arroz con conejo si le añades la cabeza, eso si, sin ojos ni lengua......jajajajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. El personal se asusta con estas cosas y tu diisfrutas. A mi me gustan...menuda lengua y menudo molar. Continúa así, Una serie mas que chula.
    Agustín.

    ResponderEliminar
  6. Esta serie promete, las anteriores me encanto, pero esta quizás a mi modo de ver se lleva la palma, esta foto digo..... Me gusta mucho el detalle del perejil, sobre todo las formas que tiene, las curvas, posición en el borde del plato.... todo en general, y a mi si que me gusta este plato, tiene su puntillo hortera, pero con gusto jajaja... no es feo del todo ehhh que va. En lineas generales es muy guapa esta foto.

    Un abrazote

    ResponderEliminar
  7. Un esplendido bodegón en la mas absoluta tradición
    del barroco.
    Cómo fotografía actual, quizá resulte provocadora;
    en mi opinión, me gusta, enhorabuena!!!

    Ángel

    ResponderEliminar
  8. Aunque el contenido del plato reconozco que me dá un poquito de repelús no puedo dejar de reconocer una original composición o un bodegón no sé si calificarlo de barroco pero sí cuanto menos imaginativo y original, no deja indiferente, un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Como en toda la serie, la provocación es clara pero eso sí, partiendo de no sólo de la originalidad, sino también de una técnica depurada. Me parece que las cabezas no están colocadas al azar, sino de forma tal que esos ojos, muertos y saltones, se conviertan en el centro de atención principal y capturen la mirada. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  10. Buenooooo, esta noche tengo pesadillas seguro. Voy a ir ahora mismo en busca del I y II ( somos lo que comemos ) porque como puedes imaginar no me puedo quedar con las ganas. Y de paso veré lo que hayas traído por aquí desde hace algunos días.
    Este Minimal que descubro no se si me gusta o me acojona.
    Que pretendes, hacernos a todos vegetarianos ?
    Un abrazo enorme, Minimal. Nos vemos.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, bueno, no pluralices con eso de que somos lo que comemos, jajaja. Un bodegón que, como dices, es una buena reflexión sobre nuestras costumbres. ¿Por qué nos parece tan natural consumir alimentos como éste y en cambio rechazamos otros objetivamente menos repelentes? Sin duda es una cuestión de hábitos y cultura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Desde luego no dejas a nadie indiferente, como los grandes. A mí la foto me encanta, está perfectamente pensada, pero ... después irá a la cazuela no? Osea, que lo de cuidado con lo que comemos es para nosotros no???? Que rico.
    Besos Minimal

    ResponderEliminar
  13. Rico, rico y con peregil. Interesante y onírica serie. Atrae.
    Estas disposiciones son interesantasimas. Has sabido separar de la visión post-asado
    Vale, en la siguiente con cubiertos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Esta serie me trae recuerdos de cine y pintura. Esta en concreto me recuerda a la película el Festin de Babette y a la pintura de Arcimboldo. Provoca. Suscita. Incita.

    ResponderEliminar
  15. Preciosa esta mariposa con alas dibujadas con bellos colores. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias por pasaros :)

    Aparte de lo ya comentado

    Seguiremos con la serie. Me resulta interesante estimular la sorpresa visual o provocar una emoción a través de conceptos presentados de una manera diferente a la que estamos acostumbrados.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. No soy muy amigo de la "carne cruda", pero aplaudo como nos la presentas en esta ocasión.
    Me gusta el punto de vista, las texturas que has utilizado y el viñeteo.
    Enhorabuena.
    Un abrazo, Minimal.

    ResponderEliminar
  18. Tremenda. Muy buena.
    Cada vez me alegro más de haber dejado de comer carne.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Ai, ai, powerful again, the colors, specially the red (blood) and the placement of the heads on the plate....uahhh...

    ResponderEliminar
  20. Tremenda, brutal... toda una provocación. Excelente la serie.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. ¿No son navajas lo que llevan en la boca?.
    Un poco, creo que estás consiguiendo que consumamos mas vegetales. Con esos ojos tan expresivos, da cosa pensar en comerselos.
    Una imagen con fuerza, original y muy buena escenografia.
    Un beso Minimal

    ResponderEliminar