jueves, 23 de mayo de 2013

Dirección electrónica





15 comentarios:

  1. Esta guay, ¡si! me gusta.
    Un saludo, Ángel

    ResponderEliminar
  2. Vaya lío de botones, como para ir deprisa. Lo que está claro que el del 3H está "señalado", ¿será una marca de los ladrones que ya han pasado por allí? o ¿será algún vecino con el que no se lleva bien? jeje En cualquier caso, entiendo que te fijaras, me recuerda a los botones de los ascensores y/o portales de antaño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien vista y bien resuelta.
    Me quedo con las ganas de saber que pasaba con el 3H.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Perfecto ese detalle garabateado, en medio de la estructura. Y la botonera, parece de principio de siglo. Muy buena
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Algo está sucediendo en la planta H puerta tres.
    Tal vez ande por allí escondido Aznar?
    Ojo, mucho cuidado los alienígenas atacan de nuevo.
    Muy buena esa botonera con tanto detalle y brillos.

    ResponderEliminar
  6. Perfectamente encuadrado y perfectamente señalado el punto de atención.
    No creo que exista quien pueda ignorarlo.
    Enhorabuena.
    Un abrazo, Minimal.

    ResponderEliminar
  7. El inquilino de la H3 ha desaparecido, se ha ido, no abre la puerta ni contesta al correo postal...No ha dejado dirección y la única pista es un rastro de barra de labios carmesí en el botón de la recepción.

    (Parece una imagen de película policíaca)

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, eso de la barra de labios carmesí me ha encantado...

      Gracias por pasarte :-)

      Besos.

      Eliminar
  8. Altra genialitat teva. Això no més ho veus tu, estic segura.
    una passada de foto

    una abraçada Mínimal

    ResponderEliminar
  9. Minimal 0 el hombre que todo lo que miraba lo covnertía en oro!!!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Interesante fotografía; eres capaz de apreciar ese interés donde parece no haberlo. A saber por qué habrán hecho alguien ese círculo rojo. Quizá no es más que una forma de manifestar su rebeldía contra ese tablero que le ha hecho confundirse de piso en más de una ocasión y ha decidido marcarlo para no tener que fijarse demasiado. Eres impredecible en tus fotografías. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Genial, qué bien las ves. En el piso H3 vive o ha debido vivir alguien que ha sido señalado... Esto da para una novela.

    ResponderEliminar
  12. Quasi no me interesa el que passa al H3, si en canvi, la teva observació, perfeccionista com sempre, de fer un viatge en el temps.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por dejar vuestros comentarios, un placer recibirlos :-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar