viernes, 4 de noviembre de 2016

De safari fotográfico... en Barcelona!!!



Pues sí amig@s, para disfrutar de un safari fotográfico no hace falta irse a lejanos y exóticos países...

En Barcelona sin ir más lejos podéis disfrutar de tal experiencia y con toda tranquilidad. Y es que entre otras especies podemos encontrar bellos y confiados ejemplares de jabalí en las áreas de bosque que limitan la ciudad.

Y tan confiados y curiosos son que no es raro verlos incluso de paseo en pleno centro de la ciudad.

Su población ha ido en aumento hasta alcanzar cifras preocupantes. Su gran poder de adaptación, su capacidad reproductiva, la ausencia de depredadores y la intervención humana facilitándoles comida son responsables de ello.

Para reducir su número a cifras sostenibles se autorizan batidas ocasionales e incluso se plantea sancionar con multas de hasta 1000€ a quien los alimente de manera intencionada.

De momento fotografiarlos no está penado y lo cierto es que pasear en un entorno boscoso metropolitano y disfrutar de su presencia me parece todo un privilegio a día de hoy.

Así que ya lo sabéis, si venís a Barcelona no olvidéis traer la cámara y un buen calzado de trekking!!!


Buen fin de semana y si os encontráis con algún jabalí por allí donde estéis, pensad que quizá vino de Barcelona, son muy curiosos, osados y aventureros.

Ah, y no dudéis en echarles una foto, posarán de buen agrado ofreciendo su mejor perfil, jaja



23 comentarios:

  1. Doncs una mica perillòs no? Bon cap de setmana!
    Una abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Són molt pacífiques aquestes bestioles :)

      Una abraçada Jordi i gràcies.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Desde luego, ya lo puedes decir...
      .
      Un beso Tracy, gracias por pasarte.

      Eliminar
  3. Yo me encontré uno en el monte hace tiempo y...salí corriendo como si no hubiera mañana!
    Vaya tela...

    Besos y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no hay para tanto, Carmen, no suelen ser carnívoros.

      Aunque nunca se sabe... chica precavida vale por dos ;)

      Un beso y disfruta.

      Eliminar
  4. Suposo que mentre mengin no son perillosos.
    Molt bo i oportú el moment que has captat.
    Una abraçada Manel

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Yo jabalí no, pero vacas en medio de la carretera, con la moto sí, por el Pozo de las Paredes :))
    Buen fin de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por la carretera es más normal, pero campando a sus anchas por la ciudad es realmente sorprendente, y no es sólo una vez que los he visto.

      Un beso Laura, gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar
  7. Uf!, qué tranquilos, no me fiaría, pueden atacar, por esta zona también aparecen, hay muchos, pero a la ciudad todavía no han llegado ... :)
    Talmente parece que están posando.

    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos son muy dóciles, están acostumbrados a los humanos por lo que se ve.

      Yo incluso estuve acariciando a la hembra que sale en la foto, era muy simpática y cariñosa :))

      Un beso Rosa.

      Eliminar
  8. Yo también los encontré un día paseando por el pantano de Vallvidriera. Lo curioso es que en la montaña los he visto poquísimas veces, una o dos de hecho. En cambio estos de las cercanías de Barcelona campan con una desfachatez impresionante. El día que los ví en el pantano iba con mi pequeño Martí de 10 años y le daban pánico, pobret. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una noche que estaba en la torre de Collserola tomando fotos de repente vi aparecer una manada a pocos metros de mi y no me hizo tanta gracia, la verdad. pero iban en señal de paz y tal como aparecieron, desaparecieron en la oscuridad.

      Un abrazo José Antonio, y gracias.

      Eliminar
  9. Una demostración de que la fotografía puede ser todo sin que para armarla haya que aportar más emociones que las que la misma fotografía desprende por su propia naturaleza. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis por dejar tu reflexión :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Oportuniste tu, el fotògraf captat i el senglar, tots contents, es com el win win. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quise dejar escapar la oportunidad, una escena así no se ve cada día, me pareció más que interesante documentarla.

      Una abraçada i gràcies, Ramon.

      Eliminar
  11. Cada vez son más...
    Y generan peligros de todo tipo.
    Tienen que solucionarlo pronto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Le pillastes, yo creo que el fotógrafo estaba reculando, tenía un poco de miedo ¿no?

    ResponderEliminar
  13. Hosti qué cerca no? Tengo entendido que son peligrosos cuando se enfadan. Gracias por la recomendación, igual me animo cuando pase por ahí.
    Besitoss

    ResponderEliminar
  14. Bien pillado ese confiado fotógrafo en plena acción que, viendo la realidad a través de su cámara, no toma conciencia de que al fin y al cabo son animales salvajes. En otoño siempre me gustó salir al monte (por aquello de las setas) y he tenido que abandonar alguno de mis favoritos porque, donde antes sólo había caballos salvajes, ahora proliferan los jabalíes y comienzan a ser frecuentes los restos y rastros de ataques del lobo.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar