sábado, 12 de marzo de 2016

Réquiem por los mañanas que nunca fueron







17 comentarios:

  1. uf, qué buena Minimal! Me encanta, y la música es una pasada; escuchándola mientras se ve la foto, es una gozada.
    Chapeau
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. por suerte hay muchas mañanas que te esperan.
    saludos

    ResponderEliminar
  3. .. Y tantos sesgados por la inhumanidad

    besos

    ResponderEliminar
  4. Bonita e intimista, una gozada de fotografía.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la imagen y acabo de poner la música pero no me gusta este tipo de canciones.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Sempre m'han agradat aquestes llanternes (em sembla que en diuen així) de les esglésies.
    La llum i la varietat de colors augmenten l'atractiu de la imatge.
    Una abraçada i bon cap de setmana

    ResponderEliminar
  7. muy bien controlada la luz.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Que no tengan que haber muchos réquiem.
    Por esas mañanas esperanzadoras.
    La foto es preciosa, con esos colores llenos de armonía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hace muy poco alguien me dijo que lo que no pudo ser no es más que una oportunidad para que algo mejor sea. Empiezo a creer firmemente que es cierto.
    Pero también están los que mueren en busca de sus sueños, los despojados de cualquier esperanza, los ignorados por esta criminal sociedad.

    Buen domingo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Es una de esas fotografías que vista en pantalla completa resulta toda una delicia de luz y color en la que la repetición de elementos juega un papel fundamental, casi tanto como la música de fondo.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  11. Les absències, els llocs buits, són tan importants com el color mil·limètric de la resta, es fa més creïble i real.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por vuestro tiempo y amables comentarios.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar