miércoles, 23 de enero de 2013

Como en casa


Gracias a la inmensa generosidad de las entidades bancarias, cientos de personas se pueden sentir en los cajeros automáticos como en casa durante las frías noches de invierno...



20 comentarios:

  1. Fina ironia... riure per no plorar. Una foto bona, però dolorosa.

    ResponderEliminar
  2. Je, je....no tiene precio lo que están haciendo por los sin techo (Ya se lo cobraron).
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es que els bancs son molt altruistes i sempre estan disposats a donar un cop de ma a qui més ho necessita.
    Una imatge molt encertada encara que lamentablement massa habitual.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
  4. Como dice Toni: fina ironía la tuya, Minimal.
    La imagen en B/N es fabulosa.
    Estas personas no es que se sientan como en casa sino que se sienten mejor que en casa. Una casa, que seguramente ya no es suya, sino del propio banco.
    Enhorabuena por la toma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Fina ironía la que enmarca tu fotografí(uy! te juro que no había leído los anteriores comentarios!)La verdad es que parecen personas de otra cultura compartiendo su tiempo libre.

    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pat, me alegro de verte por aquí de nuevo tras tanto tiempo, gracias por tu visita y comentario. :-)

      Les vi desde fuera, llovía y hacía mucho frío, les pedí permiso para tomar la fotografía, me lo dieron y me preguntaron para qué periódico era, yo les dije que no era para ninguno, que se trataba de una fotografía de reportaje, a lo cual me replicaron si era a favor o en su contra, yo les contesté con una mirada y una sonrisa, lo entendieron.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Por supuesto que a su favor...Yo no lo he dudado en ningún momento. Te echaba en falta.
      Besos,

      Eliminar
  6. Da pena que esto pase a dia de hoy, me da mucha lastima que no hagan nada, y me jode que los banqueros mientras se preocupen de sanear sus cuentas, sin tener la menor idea, de lo que se cuece dia a dia, entre sus incompetencias y deslealtad, o mas bien falta de respeto hacia las personas, que necesitan algo mas que un puto rescate de bruselas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hieman erilainen koti.

    On hienoa, että olet täällä taas.
    Vaikka hieman myössä toivotan, niin tervetuloa takaisin.
    orvokki

    ResponderEliminar
  8. Ciertamente los bancos, después de todo no son tan malos y tienen su corazoncito.
    Una foto que duele por sincera.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Aparte del tema de los bancos me gusta la imagen...documental pura y dura, aunque ya sería la releche si tuviera algo por ahí que identificara que están metidos en una sucursal! De todas formas lo que más me gusta de esta foto es que hablaras con ellos...asignatura pendiente que tengo yo!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  10. Els ganivets sembla que no estiguin a on són casualment.
    Ironia necessaria d'una realitat innecessaria, però no ens hem d'olvidar de cap de les dues.

    Salut.

    ResponderEliminar
  11. La mirada del gos narra la foto...on anirem a parar?

    ResponderEliminar
  12. Un buen documento social, aunque sea raro verte por esos derroteros. Me gusta el procesado que le has dado y cómo destacan dos cosas por encima del documento, que le dan si cabe ese sabor a "su hogar": el perro y los cuchillos del cartel.

    ResponderEliminar
  13. Tremendo!!!

    Bienvenido de nuevo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Quanta humanitat en eixa imatge, fins i tot el gos. Un poema, llàstima el motiu.

    Una abraçada

    ResponderEliminar
  15. Muy buena!! La mirada del perro lo dice todo!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Don capitalismo enseña su verdadera cara. Y deja a las personas donde nunca deberían estar.
    Magnifica fotografía, ya no para la reflexión sino para mostrar la realidad cada vez más latente.

    Un fuerte abrazo Minimal.

    ResponderEliminar
  17. Qué buena, el detalle del cartel con los cuchillos es la puntilla de la foto, nunca mejor dicho. (Por cierto, no quiero ser truculento, pero ¿cuando no hay que llevarse a la boca, para qué sirven los cuchillos? Dejemoslo en el aire.)

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias por vuestro tiempo, un placer compartir. :-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar