miércoles, 4 de mayo de 2016

Somos lo que comemos IV



Esta imagen se suma a la serie comenzada por ""Somos lo que comemos"  y continuada por "Somos lo que comemos II" y
"Somos lo que comemos III"

En este caso intenta hacer una reflexión sobre el origen, desarrollo, calidad, trazabilidad
y procesado de los alimentos que consumimos, no siempre con unos estándares aceptables y saludables y demasiadas veces más que dudosos.

Espero que no os desagrade demasiado... jaja



18 comentarios:

  1. Pónme tres para llevar.
    Y unas patatas sucias...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ves? ahora es cuando me quito las gafas terrícolas. Afú.
    Besitoss

    ResponderEliminar
  3. Una mica "durilla" si que és, per encertat que sigui!
    Una abraçada

    ResponderEliminar
  4. Ha habido artistas conceptuales que han expuesto la putrefacción de animales en su proceso orgánico como reflexión metafísica. En este caso parece que no va por ahí tu incursión el el terreno animal. No sé si es una apelación al espíritu vegano que va creciendo entre la población. He visto vídeos en que se explica que el mayor gasto de agua mundial, muy por encima de las dichosas duchas o no cerrar el grifo cuando nos lavamos los dientes, se produce para la producción mundial de carne. Es increíble el gasto que implica la producción de una hamburguesa. He leído vaticinios de que en un futuro no demasiado lejano se sustituirá la carne biológica por carne cultivada, evitando así la muerte de animales así como su sufrimiento. En mi casa empiezan a cundir ciertas aproximaciones al veganismo en una de mis hijas. Si viera esta foto, sin duda, que le daría más argumentos para ello.

    No dejo de observar la posición fetal del conejo, sus extremidades cortadas, sus ojos alucinados ... Probablemente tu foto que no juzgo desde el punto de vista fotográfico es expresión de alguna convicción tuya al respecto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joselu, agradecerte tu visita y comentario y expresar que el trasfondo de la imagen, como el resto de la serie, no tiene más intención que una aproximación a nuestros hábitos alimenticios pero desde un punto de vista quizá algo diferente y puede que crítico.

      No solemos fijarnos en los detalles de lo que comemos y visualmente el tema me llama la atención; las texturas, los colores, el aspecto... me parece todo un mundo por descubrir y desmenuzar, y nunca mejor dicho, jaja

      No soy ningún adoctrinado en guardar una dieta o tipo de alimentación en concreto ni pretendo convencer a nadie de nada, aunque sí que es cierto que con el tiempo tiendo a cuidarme más.

      Un abrazo y gracias :))

      Eliminar
  5. Ya he cenado, gracias ;-)

    No veo la firma :-P

    Un abrazo.

    P.D. Tremenda foto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni la verás, jaja ;)

      Un abrazo y gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar
  6. Ostres, Minimal... El tema, la composició i el processat li donen un aire tan sòrdid a aquest conill, que un es plantejaria augmentar la proporció de fruites i verdures a la dieta. És espectacular...

    Salut!

    ResponderEliminar
  7. Aggg pero qué es eso?

    Desde luego da para reflexionar...

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Así, en crudo, no parece muy agradable.
    Supongo que una vez cocinado tendrá un aspecto más apetecible, jeje.
    Un abrazo, Minimal.

    ResponderEliminar
  9. Muy bien conseguido el efecto al que, sin duda, contribuye la textura y el hecho de haberlo colocado en esa posición. Por algo será que, en los supermercados, los venden estiraditos.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, yo no lo coloqué en esa postura fetal, así venía.

      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  10. Gracias por pasaros.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Supongo que nos convertiremos en eso.
    Y no se si se puede luchar o no.

    ResponderEliminar
  12. me parece una interesante propuesta

    ResponderEliminar
  13. Somos solo supervivientes en un mundo en donde el que mejor baila mejor vive, y en donde un día pasaremos factura de todo lo que tiramos a la basura por el exceso de comida que acumulamos y no somos capaces de consumir. Da que pensar.

    Un abrazote compi.

    ResponderEliminar
  14. Me encanta la serie. Nos pone ante el espejo.

    ResponderEliminar
  15. Me encanta la serie. Nos pone ante el espejo.

    ResponderEliminar