domingo, 29 de septiembre de 2013

A veces, la vida...


...te muestra su lado más abrupto
y entonces,
sólo quieres oír
el silencio




13 comentarios:

  1. Muestras un camino que parece de tierra, muy árido y seco, pero la música es una maravilla, Yo prefiero ese silencio musical mientras recorro esos secos senderos , abruptos terrenos., antes que el silencio del viento. Dulcifica el viaje, lo humaniza, lo embellece, no es igual, y aunque no lo parezca, la experiencia se hace aún más real.
    y pasa como en el anuncio de BMW ....¿Te gusta conducir? si...por senderos de tierra, caminos abruptos, áridos, secos, sin horizonte definido, pero acompañado por la maravillosa música de este piano......Yo te sigo...en el coche de atrás, Sube la música, por favor.

    Besos, , .

    ResponderEliminar
  2. I like your solitude image.
    The Sakamoto piano music is perfect.

    ResponderEliminar
  3. It seems very lonely landscape. Just fine described.
    And the music is perfect to the imago.
    Hugs

    ResponderEliminar
  4. Desolado paraje, se percibe su soledad por ese camino solitario y por el destartalado molino que ya ni puede cumplir su función, el b/n refuerza ese sentimiento. Muy bien transmitida la idea, como siempre. El procesado magnifico y la musica que has elegido, sublime.
    Espero que estes bien, Minimal.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compartir ese silencioso instante con música incluido.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  6. Me recuerda a Mad Max........... es rudo y con fuerza este paraje... tiene los condicionantes para transmitir el lado oscuro de la vida.

    Me ha encantado Minimal.

    Un abrazote.. buena semana amigo.

    ResponderEliminar
  7. Así, es como si esa carretera nos llevara inevitablemente hacia un mundo hostil y desconocido. Un mundo impregnado de silencio; afortunadamente, quizás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Vacío y soledad. Maravillosa!!!
    Saludos, Ángel

    ResponderEliminar
  9. Esas piedras son más duras que anteayer y aún así me acerco a ellas. Al abrigo de la escasa hierba, un pequeño jardín se sabe dulce alegoría de la muerte. Sólo se escucha el sonido encandilado de pequeños insectos mientras el viento del norte pasa diciendo que no hay nadie. Puedo ver una mujer antigua, me reconozco en sus dos manos lentas mientras pliega las alas mudas en un hueco de tierra y se inventa una oración que habla de libertad y cielo azul para mañana y dice algo de volar muy alto mientras pasa las yemas de sus dedos modelando una tumba. Las mismas yemas después de veinte años, húmedas sobre la tierra certifican:
    No hay cicatriz ni sombra sobre la herida.
    Cuando levanto la vista, la mujer se ha marchado.

    Afuera no hay paisajes inhóspitos o desolados.
    Somos nosotros quienes desde dentro creamos los paisajes.

    Como dice Víctor, espero que estés bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. A veces, en sitios así, como el de esta imagen, el viento se detiene y entonces el silencio se escucha.
    Enhorabuena, creo que lo has transmitido de un modo sensacional.
    Un abrazo, Minimal.

    ResponderEliminar
  11. Esos caminos que se pierden tras un recodo suelen crear expectativas e invitar a la exploración. Muy sugerente.
    Supongo que no eres de filtros, y en este caso la diferencia de luminosidad parecía pedir uno.
    En cualquier caso, ese contraste, con tanta oscuridad en la zona terrestre crea un ambiente más enigmático.
    tal vez, podrías resaltar un poco más la carretera, dándole más luz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Pues a mi me recuerda al viaje a ninguna parte de nuestro amigo Travis...

    La canción, maravillosa.

    Abrazos.

    ResponderEliminar